x

RSS Newsfeeds

See all RSS Newsfeeds

Global Regions

United States ( XML Feed )

May 11, 2016 10:00 EST

ONG discrepan sobre reforma de la asistencia humanitaria

iCrowdNewswire - May 11, 2016

ONG discrepan sobre reforma de la asistencia humanitaria

 
 
 
 

NACIONES UNIDAS, 9 may 2016 (IPS) – Médicos Sin Fronteras (MSF) abrió un debate subyacente sobre el propósito y el significado de la asistencia humanitaria al retirarse de la Cumbre Humanitaria Mundial y declarar que perdió las esperanzas de que se concreten los cambios tan necesarios.

Todos los actores coinciden en que el sistema humanitario está recargado, en parte, debido a que se vive la peor crisis de refugiados tras la Segunda Guerra Mundial (1939_1945). Eso llevó al secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, a convocar la primera Cumbre Humanitaria Mundial, que se realizará el 23 y el 24 de este mes en la ciudad turca de Estambul.

A diferencia de MSF, otras organizaciones humanitarias sí esperan que la cumbre ayude a crear un enfoque más coordinado entre la asistencia humanitaria y el desarrollo. Actualmente, la ayuda, que se concentra en atender desastres, funciona con un sistema distinto al de la asistencia al desarrollo, que se concentra en atender la pobreza sistémica.

MSF, que estaba muy involucrado en la organización de la cumbre, anunció en la primera semana de este mes que “ya no tenía esperanzas” de que la reunión sirviera para mejorar la respuesta de emergencia y reforzar la necesidad de una ayuda humanitaria imparcial.

El interés de la cumbre por lograr una “ayuda diferente” y “poner fin a la necesidad” amenaza con “diluir la asistencia humanitaria en una agenda política, de desarrollo más vasto y de construcción de paz”, explica la organización.

También opinó que la cumbre se volvió una “máscara de buenas intenciones”, que no logrará que los Estados asuman sus responsabilidades.

“Al poner a los Estados en un mismo nivel con las organizaciones no gubernamentales, las agencias de la ONU, que no tienen su poder ni sus obligaciones, la cumbre minimizará la responsabilidad de los primeros”, subrayó.

El portavoz del secretario general de la ONU, Stephane Dujarric, expresó su decepción con el comunicado, y señaló que MSF es una “voz fuerte e influyente” en el sector.

La decisión de MSF de retirarse, anunciada el jueves 5 de este mes, fue el puntapié inicial del actual debate sobre qué se necesita para crear una “mejor ayuda”.

El coordinador de política humanitaria de Care International, Gareth Price-Jones, dijo a IPS que la cumbre debe garantizar una ayuda más rápida y “de principios”, la que todavía se basa en la doctrina humanitaria de imparcialidad y neutralidad.

Care International discrepa con MSF en la importancia de atender primero la cuestión de por qué existen esas necesidades.

“MSF cree que la ayuda humanitaria debe ser estrictamente reactiva, y si bien esa respuesta es fundamental, también debemos atender la parte de la demanda”, explicó Price-Jones.

Pero concentrarse en la prevención no necesariamente significa que la ayuda humanitaria termine politizándose, apuntó.

La investigadora del grupo de política humanitaria del Instituto de Desarrollo Exterior (ODI, en inglés), Christina Bennett, coincidió en un informe, en el que escribió que la colaboración entre los actores humanitarios y de desarrollo puede contribuir a que las comunidades sean más resilientes a las futuras crisis.

Bennett dijo a IPS que concentrarse en ambos asuntos permitiría atender con mayor eficiencia crisis complejas y de largo plazo, aunque reconoció la importancia de la asistencia humanitaria neutral e independiente y subrayó la necesidad de cautela al respecto.

“Solo llámenlo necesidad y combinen fuerzas para comprender cómo atender esas necesidad”, dijo a IPS. Con una mayor “crisol de fondos”, los actores pueden atender las necesidades a corto y a largo plazo, precisó.

Como ejemplo mencionó la crisis de refugiados de Medio Oriente. “El problema no va a desaparecer, no es real que dejan su casa por nueve meses y vuelven a reconstruirla para volver a vivir allí, ya no pasa eso”, alertó.

La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA, en inglés) señaló que el tiempo promedio del desplazamiento es ahora de 17 años. Países anfitriones como Jordania ya quedaron con los recursos diezmados.

El director del Consejo Noruego de Refugiados, Jordan Petr Kostohryz, dijo a IPS que la concentración en las necesidades inmediatas durante las primeras etapas de la crisis de refugiados creó cierto grado de “dependencia de la ayuda”, en vez de contribuir a las soluciones a largo plazo. Eso obedece, en parte, a la naturaleza actual de la asistencia humanitaria.

Según un estudio de la ONU y el Banco Mundial, 90 por ciento de los refugiados sirios en Jordania y Líbano son pobres. Para muchas familias es imposible ganarse la vida de forma legal y muchos niños y niñas carecen de acceso a la educación.

“Corremos el riesgo de perder a una generación entera de niños refugiados sirios”, alertó. Alrededor de 40 por ciento de los escolares sirios están fuera del sistema educativo en Jordania, acotó.

Las distintas etapas del desplazamiento implican diferentes necesidades, pero la prolongación de esa condición requiere de estrategias tempranas más allá de la asistencia inmediata de corto plazo para construir resiliencia contra golpes futuros, explicó Kostohryz.

Bennett coincidió al observar que la perspectiva de largo plazo, combinada con la asistencia inmediata, ayuda a ofrecer recursos educativos, crear empleo y ofrecer a las familias refugiadas una situación de vida más permanente que les permita sentir que la vida continúa.

Al ser consultado sobre si la cumbre arrojará resultados tangibles, Kostohryz reflexionó: “Si bien podemos estar viviendo una época en que acordar un resultado o lograr una visión común es lo más difícil que hayamos hecho en décadas, necesitamos cambios y nuevas estrategias que cuenten con el apoyo y convoquen a los actores clave”.

Sin embargo, Kostohryz, destacó que las soluciones son en definitiva políticas y que espera que la cumbre tienda hacia un compromiso confirmado para la protección de la población civil, que incluya la educación, y que reafirme el principio de acción humanitaria.

Price-Jones se mostró igualmente optimista respecto del resultado de la cumbre, y subrayó la necesidad de que los Estados acuerden y fortalezcan su compromiso de minimizar las consecuencias humanitarias.

“No hay soluciones humanitarias a problemas humanitarios. Son el resultado de una falla política ya sea al prever un desastre natural o evitar y mitigar un conflicto”, precisó

La reforma humanitaria está en manos de los gobiernos del mundo, un hecho con el que coincide MSF.

Bennett agregó que junto con los gobiernos, instituciones como la ONU y las grandes organizaciones internacionales deben hacer frente a los problemas sistémicos para mejorar el sistema humanitario, que incluye la distribución de la asistencia y sus resultados.

Más escéptica sobre el resultado de la cumbre, Bennett espera que por lo menos deje una hora de ruta para iniciar esta conversación.

La Cumbre Humanitaria Mundial reunirá a unos 6.000 representantes de gobiernos, empresas, organizaciones humanitarias y comunidades afectadas, lo que incluye a 80 estados miembro de la ONU, de los 193 que la integran.

Dada la diversidad de opiniones sobre qué es la “asistencia humanitaria” y qué forma debe adoptar, no queda claro qué resultado o qué medidas pretende concebir la cumbre, coinciden varios analistas.

Traducido por Verónica Firme

 

Artículos relacionados

Contact Information:

Tharanga Yakupitiyage

View Related News >
support