x

RSS Newsfeeds

See all RSS Newsfeeds

Global Regions

Africa ( XML Feed )
Global Regions ( XML Feed )

Jan 11, 2016 6:45 EST

Las legumbres que este año darán de qué hablar

iCrowdNewswire - Jan 11, 2016

Las legumbres que este año darán de qué hablar

 
 
Las legumbres podrán ser pequeñas, pero son un gran alimento y por eso en 2016 se celebra el Año Internacional de las Legumbres. Crédito: Cortesía FAO.

Las legumbres podrán ser pequeñas, pero son un gran alimento y por eso en 2016 se celebra el Año Internacional de las Legumbres. Crédito: Cortesía FAO.

 

IBADÁN, Nigeria, 7 ene 2016 (IPS) – En el Año Internacional de las Legumbres, el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA, en inglés) organiza con orgullo lo que promete ser un acontecimiento histórico, la Conferencia Mundial sobre el Caupí y Leguminosas de Grano Panafricanas.

La conferencia, que se realizará en marzo en Zambia y que reunirá a especialistas del continente africano y de otras partes, será una oportunidad para compartir ideas sobre semillas comestibles como el frijol caupí, frijoles comunes, lentejas, garbanzos, habas y aluvias, entre otras variedades que ahora gozan de sus 15 minutos de fama como superestrellas de la nutrición.

Las legumbres podrán ser pequeñas, pero son un gran alimento.

Los nutricionistas sostienen que su perfil bajo en glucosa y su elevado contenido de fibras ayuda a prevenir y controlar las llamadas “enfermedades de la civilización occidental”, como la obesidad y la diabetes.

Y su contenido proteico ofrece grandes posibilidades para ayudar al mundo a gestionar sus prácticas agropecuarias de forma más sostenible para que más personas puedan disfrutar de una dieta mejor y más variada con medianos ingresos y sin representar una presión para los recursos naturales.

Antes que nada, es necesario mejorar la disponibilidad de legumbres. A escala mundial, esta disminuyó más de una tercera parte en las cuatro décadas posteriores a la de 1960. Pero la producción aumenta de forma sostenida desde 2005, en especial en los países en desarrollo.

Los caupíes encabezan la tendencia, signada por un muy bienvenido aumento tanto de la producción como del número de hectáreas plantadas.

Y lo más importante es que casi una quinta parte de las legumbres se comercializan en la actualidad, casi tres veces más que en la década de los años 80, un ritmo que supera ampliamente al creciente comercio de cereales.

Además, si bien América del Norte es una potencia exportadora, también lo son África oriental y Myanmar (Birmania). Más de la mitad de las exportaciones de legumbres proceden de países en desarrollo.

 

Las legumbres que este año darán de qué hablar

Nteranya Sanginga, director general del Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA)

 

Tenemos una verdadera oportunidad de aumentar esas fuentes de proteínas.

La buena noticia para millones de familias de pequeños agricultores es que la movida puede tratarse más de recuperar una virtud tradicional que de una revolución. Después de todo, el prolífico viajero árabe Ibn Battuta escribió sobre bambaras fritos en aceite de chía en un recorrido por Malí y la zona del Sahel en 1352.

Los buñuelos de caupí, conocidos como akara en Nigeria y muy comunes de ver expuestos al borde del camino en África occidental, son sus descendientes directos y los hermanos mayores de los acarayés, declarados patrimonio cultural de Brasil, donde se comen con camarones y su nombre yoruba subrevivió al terrible comercio triangular de esclavos.

En IITA promovemos el caupí desde hace décadas. Este mes, el Ministerio de Agricultura de Swazilandia distribuyó entre agricultores locales cinco nuevas variedades de semillas desarrolladas por el instituto, las que maduran hasta 20 por ciento más rápido y tienen un rendimiento cuatro veces mayor.

Ese último logro se debe en gran medida y gracias al banco genético de IITA, que guarda para la comunidad internacional 15.112 muestras únicas de caupí procedentes de 88 países.

¿Por qué tantas variedades de caupí?

La pregunta es ¡por qué no hay más! Después de todo contiene 25 por ciento de proteínas y es un excelente transportador de vitaminas y minerales, que se adapta a una gran variedad de tipos de suelos, tolera sequías, así como la sombra, crece rápido y sirve para combatir la erosión y en tanto que legumbre vierte nitrógeno al suelo.

Se puede ingerir su producto principal y, además, los animales aprovechan las hojas y los tallos.

No se ha escuchado mucho hablar de esa legumbre quizá porque el mundo no estuvo prestando atención, pero está por tener otra oportunidad.

Pero es una planta que presenta algunos problemas.

Primero, sufre ataques en sus distintas etapas de crecimiento, ya sea de áfidos, virus del mosaico, insectos de la familia de gracilarioideos, hierbas rivales o los temibles gorgojos que luchan con los hongos y las bacterias para consumir las semillas acopiadas.

Los científicos de IITA tratan de combatir esos problemas, mediante el cultivo de semillas o difundiendo tecnologías innovadoras como las bolsas PICS (siglas en inglés de Almacenamiento Mejorado Purdue de Frijol Caupí), que repelen los gorgojos.

Todavía queda mucho por aprender de la planta, por ejemplo cómo cultivarla y cómo impulsar su participación en el sistema alimentario. En el Año Internacional de las Legumbres con seguridad se aprenderá mucho sobre su procesamiento, una etapa crítica que ya permite muchos empresarios nigerianos prosperen.

Quizá los grandes productores de alimentos encuentren nuevas formas de moler legumbres para obtener productos de granos y producir alimentos más saludables con un contenido proteico más completo.

En lo que respecta al cultivo del caupí, la planta puede servir para reducir las hierbas y fertilizar los cultivos comerciales. También se cosecha antes que los cereales, lo que ofrece seguridad alimentaria y también flexibilidad, pues los agricultores pueden elegir dejar crecer las plantas, reduciendo la producción de frijoles, pero aumentando la de forraje.

El epicentro de la planta, desde el punto de vista de su historia genética, aunque también en el actualidad, es África occidental. Nigeria es un gran productor, pero también el principal importador de los países vecinos.

Níger es el principal exportador y su capacidad de hacer frente a las condiciones de sequía y de ayudar a combatir la erosión del suelo puede resultar interesante en otras partes, como el corredor seco de América Central.

Traducido por Verónica Firme

Contact Information:

Nteranya Sanginga

View Related News >
support